Veganismo

7:42



¿Me van a faltar proteínas? Y el calcio, ¿de dónde lo saco? ¿Debo tomar algún suplemento? Son algunas de las preguntas con las que me encuentro más a menudo. El veganismo bien planteado está reconocido como una de las dietas más saludables para el ser humano según la AAND (Academia Americana de Nutrición y Dietética). Al contrario de lo que muchos piensan, lejos de tratarse de una moda, los veganos nos vienen acompañando desde tiempos inmemoriables. Se dice que los pitagóricos ya seguían este estilo de vida basado en no consumir ningún tipo de producto animal (ni leche, ni huevos, ni miel). Pero el veganismo va más allá y se convierte en una concepción a nivel global que, basándose en evitar el sufrimiento animal, descarta también la utilización de pieles, lana y todo aquello que tenga que ver con una explotación animal.
La alimentación vegana no debe diferenciarse en nutrientes de lo que sería una alimentación omnívora, o dicho de otra manera, cualquier omnívoro debería comer exactamente la misma cantidad de frutas y verduras que lo hace un vegano, esto es unas 5 raciones aproximadamente al día entre frutas y hortalizas. Pero, ¿y las proteínas? El problema del "falso mito" de la necesidad de basar nuestra alimentación en proteínas, deriva de años de escasez, donde representaba realmente un problema económico muchas veces, el no disponer de ellas tan fácilmente como hoy en día. Y demasiado fácilmente. Las consultas están llenas de personas que padecen colesterol, artritis, diabetes, sobrepeso, etc. Las enfermedades de nuestro tiempo están determinadas por excesos, no por carencias como las de nuestros abuelos. La proteína no debería consumirse de la manera en que lo hacemos. Para empezar, empecemos a desgranar qué es una proteína, esto es, un conjunto de aminoácidos. Pues esto es lo que tenemos que asegurarnos: disponer de los aminoácidos en nuestra dieta. Combinando legumbres y cereales, obtenemos proteínas completas (como llamamos a las proteínas animales). La soja y los derivados como el tofu el cual hoy encontramos en multitud de formas como salchichas, hamburguesas, croquetas, hasta embutido, son una buena fuente de proteínas. Además de las legumbres, los frutos secos también lo son.
Absolutamente todos los nutrientes podemos obtenerlos de los vegetales. Todos menos uno. Incluso los vegetarianos no estrictos, deberían suplementarse con vitamina B12, la cual encontraréis en cualquier tienda de dietética o herboristería, o incluso en algunas farmacias. Esta vitamina es especialemente importante, ya que controla una gran parte de nuestro sistema nervioso. Actualmente la vitamina b12 ha desaparecido de nuestras frutas y verduras, ya que se procede a su limpieza exhaustiva, sino la encontraríamos en la tierra donde estaban plantadas estas verduras.
En definitiva, existe mucha información en la red para incentivar la imaginación y crear multitud de platos sabrosos llenos de vitaminas, minerales y demás nutrientes que seguro harán las delicias de todos. Es cuestión de encontrar la que mejor se adapte a nosotros.
Consúltame si lo que deseas es hacer una transición tanto de una dieta omnívora a una vegana como si partes desde una vegetariana ovoláctea o una pescetariana. Desde aquí y a partir de ya, te animo a ello.

También podría gustarte

0 comentarios

Sígueme en twitter